Diferencias entre bisutería y joyería

Podemos decir que uno de los objetivos en la vida es la búsqueda de la calidad. Cada uno bajo sus circunstancias y posibilidades trata de tener relaciones de calidad, una vivienda de calidad, un trabajo de calidad y así en todos los aspectos. Esta tendencia, más que entendible, se traspasa también al mundo de las joyas, siempre queremos buscar lo mejor para aquellos regalos o simplemente caprichos. El problema es que a veces cuesta diferenciar entre aquellas piezas de las que hablemos realmente de joyería o nos estemos refiriendo por el contrario a bisutería.

Lo cierto es que regalar joyas es muy socorrido e incluso a veces parece socialmente necesario en algunos momentos. Pero como decíamos anteriormente no todo el mundo posee las mismas condiciones económicas ni puede permitirse acceder a todo tipo de piezas ni materiales. Por este motivo, surge la bisuteria un recurso muy socorridos para solventar aquellas situaciones que por “protocolo” requieran de un regalo u obsequio en forma de joya, pero a un precio asequible. Puede pasar que por mucho que apetezca comprar joyas pero no se pueda permitir alcanzar el precio que muchas de ellas tienen, entonces la bisuteria a partir de materiales de menor calidad es la solución.

Igual que puede ser muy cómoda la bisutería, ahorrando tanto dinero y obteniendo un resultado muy parecido y positivo, tiene también sus inconvenientes. Lo principal es que al ser de un material de una calidad de peores características y calidad, lo lógico es que se rompan antes o se deterioren. Incluso en algunos casos puede ocurrir que silos componentes del aniño o pendiente son muy malos, pueden producir reacciones en la piel, sobre todo en zonas muy sensibles como las orejas.

Las joyas propiamente dichas, de verdad, hablando coloquialmente, están conformadas por materiales de buena calidad. Por ejemplo, metales nobles como el oro o la plata, son de los más comunes en joyerías de calidad. La bisutería suple estos materiales por algunos que visualmente se asemejen, como es el latón o el peltre. Esto últimos tienden a ennegrecerse y degradarse con el paso del tiempo. Cuando también se incluyen piedras decorativas, si hablamos de joyeria, utilizaran perlas u otro tipo como son los diamantes. La bisutería intentará practicar la imitación con materiales sintéticos que se parecerán a las de verdad estéticamente, pero ocurre lo mismo, se deterioraran antes o lo que es peor, provocaran problemas de alergias.

Es cierto que la bisutería puede salvar un apuro o cumplir en determinadas situaciones, pero no hay anda comparado con las joyas de calidad. En Joyerias Castillo somos especialistas y trabajamos con los mejores materiales. Contacta con nosotros.

Publicaciones relacionadas

Los pendientes, un regalo siempre socorrido

Los regalos son algo curioso a la par que delicado...

Leer más

Los mejores accesorios para el verano

Con la llegada del buen tiempo, guardamos nuestra ropa de...

Leer más

Consejos para elegir un diamante

El diamante se considera una de las piedras más sofisticadas...

Leer más